jueves, 11 de agosto de 2011

Reviews: Harry Potter y las Reliquias de la Muerte Parte 2.



This is the end, beautiful friend. This is the end, my only friend, the endTomo prestada la inmortal lirica de la canción de The Doors ‘The End’ (Si, esto de expresar pensamientos arrancando con canciones que calzan justas se me está convirtiendo en costumbre) para hablar del evento cinematográfico que le permitió a nuestro amigo Harry Potter cerrar finalmente su historia y dejar descansar ese par de lentes combativos que se posaron en su rostro en siete partes antecesoras. ‘Es el final, mi único amigo, el final’ sigue cantando Jim Morrison, porque si entrañable compañero, en ‘Harry Potter and the Deathly Hallows Part 2’ (Harry Potter y las reliquias de la muerte parte 2, 2011) las alternativas dejan de funcionar para nuestro héroe. El destino marca un único camino donde solo el más fuerte prevalecerá. Y Harry, el niño que vivió, lucha por hacerlo una vez más.

La historia arranca justo donde quedó la parte uno. Harry (Daniel Radcliffe) Hermione (Emma Watson) y Ron (Rupert Grint), en el ‘Refugio’ del mayor de los Weasley, lamentando la muerte de Dobby, y desconcertados por la mitad de los Horrocruxes faltantes, que destruirán, de una vez por todas a Voldemort (Ralph Fiennes). La trama toma un curso ágil que acelera la marcha en el banco de Gringotts (Con una espectacular demostración interpretativa de Helena Bonham Carter), frena y toma impulso nuevamente en Hogsmeade, para terminar con el clímax más alto de la historia de la saga en el lugar donde todo comenzó: Hogwarts. Es así, como una manada de estudiantes al mejor estilo de ‘The Wall’ acompañan a Harry a jugarse al todo o nada.



Sublimes (Porque otra palabra más justa no encuentro) las actuaciones de Alan Rickman y Helena Bonham Carter, en los papeles de Severus Snape y Bellatrix Lestrange respectivamente. Maggie Smith llena de orgullo con su despedida como Minerva McGonnagall. Ni hablar de los jóvenes y prometedores Daniel Radcliffe y Emma Watson. Las actuaciones se apoyan en una magnifica elaboración de efectos especiales (algo que fue una constante en toda la saga) y una musicalización que trae las sinfonías de siempre remasterizadas con clima de final y otras tantas nuevas de lo más oportunas. Trabajos de fotografía, maquillaje, vestuario, nunca han sido una dificultad en el mundo Potter y lo vuelven a demostrar. Quizá, no haya sido del todo acertado el epilogo sin un refuerzo de estas tres ultimas áreas



La dirección, corrió una vez más en manos de David Yates, quién ya dirigió ‘The Order of The Phoenix’ (2007), ‘The Half-Blood Prince’ (2009) y ‘The Deathly Hallows Part 1’ (2010), y que con esta entrega, finalizó su labor con el joven mago para siempre. El trabajo del poco experimentado director ha tenido sus altibajos, podemos decir que su gran merito ha sido mantener un lineamento en todas la producciones que estuvieron a su cargo. No cabe duda que ‘Las Reliquias de la Muerte Parte 1’ fue un gran puente para toda la carga guerrera, emocional y conclusiva que debía tener esta nueva y última entrega. Yates está a la altura de las circunstancias, cumplió. Como fan de la saga literaria y fílmica, puedo decir que no podría imaginarme otro final, Harry Potter tuvo el final que se mereció: Grande, inquietante, mágico y por sobre todas las cosas, inolvidable.

2 comentarios:

daniel dijo...

No soy fan de la saga, pero el final (LA ULTIMA ENTREGA) es de lo mejor sin dudarlo. Bien descrito en tu reseña.

Gabo dijo...

Si, he leido en facebook lo que te habia parecido esta última entrega, y concuerdo mucho! Para mi tiene un plus, por la carga emocional de un fan, pero que bueno que personas como vos, que no son fans de la saga, puedan disfrutarla de igual modo!

Un abrazo
Gracias por pasar!